5 de enero de 2011

EXPERIMENTOS BIOLòGICOS SOBRE LA POBLACIòN.

Millones de personas envueltas en experimentos de guerra bactereològica.
La mayor parte de Gran Bretana ha sido expuesta a bacterias esparcidas durante experimentos secretos.
Antony BarnettDomenica, 21 Aprile 2002The Observer


El Ministro de la Defensa ha transformado gran parte del pais en un laboratorio gigante para conducir una serie de experimentos de armas bactereològicas sobre el pùblico en general. Una revelaciòn del gobierno apenas dada a conocer provee por primera vez una cronologìa oficial de tales ejercicios con armas biològicas de Gran Bretana entre 1940 y 1979. Muchos de estos ejercicios comprenden la liberaciòn de agentes quìmicoso y micro-organismos sobre vastas regiones pobladas sin que este hecho fuese dado a conocer.
Mientras, detalles de algunos test secretos han visto la luz en los ùltimos anos, el informe de 60 pàginas revela nuevas informaciones sobre màs de 100 experimentos ocultos. Dicho informe revela que el personal militar fue instruido para informar a cualquiera que investigara este hecho, que los experimentos formaban parte de proyectos de investigaciòn sobre el clima y la contaminaciòn de la atmòsfera.
Los test, llevados a cabo por los cientìficos del gobierno en Porton Down, fueron ejecutados para ayudar al Ministerio de la Defensa a definir la vulnerabilidad del Reino Unido en caso de que los Rusos liberaran nubes de gèrmenes mortales sobre el paìs.
En la mayorìa de los casos, los experimentos no usaron armas biològicas sino subrogados que los cientìficos consideraron que se asemejaban a los usados en el caso de una guerra bacteriològica; y que el Ministerio de la Defensa sostuvo que eran inofensivos. Sin embargo, en ciertas àreas de la naciòn varias familias han tenido hijos con defectos congènitos y como consecuencia, ahora estàn pidiendo una investigaciòn pùblica.
Un capìtulo del informe “Experimentos con particulas fluorescentes”, revela como entre 1955 y 1963, aeroplanos sobrevolaron desde las costas del nor-este hasta la punta de Cornualles, liberando grandes cantidades de un compuestso de sulfuro de cadmio y zinc sobre la poblaciòn. Dicho agente quìmico fue transportado por el viento tierra adentro por millas y millas; con su fluorescencia que permitìa monitorizarlo mientras se esparcia. En otro experimento con sulfuro de zinc y cadmio realizado cerca de Frome, en Somerset se remollcò un generador por la vìa mientras èste liberaba dicho agente quìmico por una hora.
Mientras el gobierno insiste sobre la seguridad del quìmico, el cadmio es una substancia reconocida como causante o desencadenante de càncer pulmonar y durante la II Guerra Mundial fue considerado como un arma quìmica por los aliados. En otro capìtulo del Infrome, llamado “Experimentos de copertura de grandes àreas”, el Ministerio de la Defensa describe como entre 1961 y 1968 màs de un millòn de personas a lo largo de la costa sur de Inglaterra, desde Torquay a New Forest, fueron expuestas a bacterias, incluida la eschericchia colli y el bacillus globigii, que se asemejan al àntrax. Dichas descargas fueron efectuadas desde una nave militar, la “Icewhale” (ballena de hielo), anclada en la costa de Dorset y que inoculò los microorganismos en un rayo de 5 a 10 millas.
El informe revela tambièn detalles de los experimentos DICE en Dorset meridional entre 1971 y 1975. Estos involucraron a cientìficos Ingleses y Norteamericanos, con el rociado en el aire de cantidades masivas de la bacteria serratia marcescens, junto al fenol y un simulador del àntrax. Bacterias similares fueron liberadas en los “Experimentos de Sabotaje” entre 1952 y 1964. Estas pruebas debieron determinara la vulnerabilidad ante los ataques a grandes edificios del gobierno y al transporte pùblico. En 1956 se esparcieron bacterias en el Metro de Londres el mediodìa de un dìa cualquiera a lo largo de la lìnea norte entre ColliersWood y Tooting Broadway. Los resultados mostraron que el organismo se difundiò por 10 millas aproximadamente. Pruebas similares se efectuaron en galerias situadas bajo edificios del gobierno en Whitehall.
Experimentos conducidos entre 1964 y 1973 se centraron en gèrmenes fijados a los hilos de ciertas telarañas encerradas en cajas para probar como èstos podìa sobrevivir en diferentes ambientes...
Recientemente el Minsiterio de la Defensa ha encargadi a dos cientìficos de verificar la seguridad de estos test. Ambos refirieron que no habìa riesgo para la seguridad del pùblico, aunque uno de ellos hipotetizò que los ancianos y las personas que sufrian de enfermedades respiratorias podrìan haber sido seriamente dañadas en caso de haber inhalado suficiente cantidad de estos microorganismos.
Màs aùn, algunas familias de las àreas envueltas en los experimentos secretos estàn convencidas de que dichas pruebas hayan provocado problemas congènitos a sus bebès como handicaps fìsicos y dificultades del aprendizaje. David Orman, un oficial del Ejèrcito de Bournemouth està pidiendo una investigaciòn pùblica al respecto, ya que su mujer, Jeanette, nacida al este de Lulworth, Dorset; lugar cercano a los experimentos, tuvo un aborto y consecutivamente dio a luz un bebè con paràlisis cerebral. Ademàs, las tres hermanas de Jeanette, nacidas tambièn el el mismo lugar mientras los experimentos se llevaban a cabo, tambièn han tenido hijos con problemas inexplicables. Igual cosa ha sucedido a un cierto nùmero de sus vecinos. Las autoridades sanitarias locales niegan cualquier sombra de sospecha, pero Orman piensa de manera diferente. Èl dice al respecto: “Estoy convencido de que sucediò algo terrible. El pueblo era una comunidad muy reducida y tener tantisimos ninos con defectos congènitos en un espacio de tiempo tan corto nos dice que èsto es màs que una coincidencia”.
Sue Ellison, portavoz de Porton Down, ha dicho al respecto: “Informes independientes de cientìficos de primer orden, han demostrado que no ha existido ningùn peligro para la salud pùblica a causa de estas nebulizaciones, que fueron llevadas a cabo para proteger al pùblico. Los resultados de estos experimentos salvaràn vidas, si el paìs o nuestras fuerzas debieran enfrentarse con un ataque con armas quìmicas o bacteriològicas”. Ante la pregunta de si estos “test” se estuvieran efectuando todavìa, ella respondiò: “No forma parte de nuestra polìtica discutir sobre las investigaciones en proceso”.

Fuente: Tomado y traducido de: www.sciechimiche.org

1 comentario:

  1. En Latinoamèrica tal vez no es muy comùn ver este fenòmeno, pero en los paises de Europa y Norte Amèrica es un hecho que no puede pasar desarpecibido debido a la enorme profusiòn de estas estelas en el cielo, todos los dìas y a todas las horas. Se ha hablado mucho y se han hecho muchos programas de televisiòn donde hasta importantes figuras polìticas exigen que sea dicha toda la verdad a la poblaciòn.

    ResponderEliminar